Construcción de un humidificador

Si te ha gustado, ¡comparte!

De todos es sabido que el contrabajo es muy sensible a los cambios de humedad en el ambiente. Al tener una gran superficie de madera bastante fina, una pérdida de humedad excesiva puede provocar que la madera se deforme, incluso puede llegar a rajarse.

En las tiendas de música se pueden encontrar humidificadores que se insertan en las "efes" y mantienen más o menos constante el grado de humedad.  Un humidificador no es más que un soporte que sostiene un material absorbente. Se moja el absorbente, se escurre y se coloca en en contrabajo. El problema de los humidificadores es que son bastante caros, para lo que son realmente, su precio oscila (en España) entre los 12 y los 20 euros. Si uno/a anda escaso de dinero, o le gusta el bricolaje, es muy fácil construir uno.

Necesitamos los siguientes materiales:

  1. Un tubo flexible de 18 ó 20 mm de grosor.
  2. Dos tapones para patas de silla o taburete metálico. Hay que comprobar que encajan en el tubo que hemos comprado. Yo he utilizado tapones del número 18.
  3. Una bayeta o gamuza absorbente (tipo "Spontex").
  4. Unas tijeras que corten bien o un "cutter".
  5. Pegamento instantáneo tipo "Super Glue".

Todo el material puede comprarse en una ferretería, sale por 3 ó 4 euros:8f3e4-hum-01-materiales

Empezamos ...

Lo primero es cortar el tubo para tener la longitud apropiada. Unos 30 cm. de largo está bien. Luego, con las tijeras o el "cutter" hay que ir haciéndole muchos agujeros pequeños:

ea4a9-hum-02-agujeros

Después hay que cortar la bayeta o gamuza en trozos muy pequeños (tampoco muy menudos, que si no luego se "escapan" por los agujeros del tubo). Cerramos el tubo por un extremo con uno de los tapones y lo fijamos poniendo una cantidad generosa de pegamento.
Ahora, con mucha paciencia, hay que introducir por el extremo abierto los trocitos de bayeta, e ir apretándolos bien contra el otro extremo del tubo.

88643-hum-03-bayeta 20c63-hum-04-tapon

Cuando ya hemos metido todos los trozos, cerramos el extremo abierto con el tapón y volvemos a aplicar pegamento.

53877-hum-05-tapon

Cuando ya está bien seco, ponemos un poco de agua en el fregadero y metemos el humidificador. Lo dejamos un buen rato para que se empape bien la bayeta.

2d09e-hum-06-fregadero

El punto idóneo es cuando la bayeta está bien mojada pero no gotea agua.

El primer problema que puede surgir es que el tapón sea demasiado grueso y no entre en las "efes" por ningún sitio.
¡No forzarlo!. Hay que rebajar un poco el grosor del tapón con una cuchilla, o comprar tapones más finos. Como dije antes, los tapones del nº 18 están bien, sólo hay que rebajarles un pequeño reborde.
Otra cosa: sólo se rebaja uno de los tapones, si no, se nos cuela el humidificador dentro del instrumento.

ada81-hum-07-colocado 7de0f-hum-08-dentro

 

Comprobar que el tubo por dentro no toca las paredes del contrabajo, no vaya a ser que el contacto directo con la humedad estropee la madera.

 ¡Se acabó!

En menos de una hora, nos hemos ahorrado entre 12 y 17 euros.

Una última cuestión: conviene quitar el humidificador cuando estamos estudiando, para que no se estropee la tapa y no suenen "zumbidos" extraños.
Créditos: Gracias a Carlos Ibáñez por contarme el truco.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*