La evolución de las pastillas del bajo eléctrico

Pastilla típica de un Precision Bass. Modelo: SD SPB-1

La evolución de las pastillas del bajo eléctrico es, desde muy temprano, diferente a la evolución de las pastillas para guitarra eléctrica. La razón principal es por el registro grave que deben captar y las características del sonido que se busca.

Funcionamiento

El funcionamiento de una pastilla electrómagnética se basa en un fenómeno físico conocido desde el siglo XIX (se atribuye a Faraday el descubrimiento): un campo eléctrico puede producir un campo magnético, y viceversa, las variaciones en un campo magnético pueden producir una corriente eléctrica.

Desde principios del s. XX se empezaron a desarrollar fonocaptores que utilizan este fenómeno. El micrófono de bobina móvil (1923) se basa en una bobina unida a un diagragma dentro de un campo magnético. Cuando el diafragma capta sonido y se mueve, la oscilación de la bobina en el seno del campo magnético induce una pequeña corriente en la bobina, que puede amplificarse posteriormente.

Las pastillas electromagnéticas se basan en un principio similar. Se disponen las cuerdas (metálicas, más concretamente, con capacidades magnéticas) sobre un campo magnético creado por imanes. Los imanes están rodeados por una bobina de cable. Cuando la cuerda vibra produce una variación en el campo magnético y esta a su vez induce una pequeña corriente en la bobina que rodea al imán.

Existe una industria muy activa alrededor de las pastillas magnéticas para bajo. El grosor del cable que forma la bobina, el número de vueltas, la potencia magnética de los imanes y su material de construcción (AlNiCo, cerámicos,...), forma y disposición del bobinado (automático, manual...) y otros factores, son elementos determinantes en el sonido, según la industria. Hay que tomar estas afirmaciones y argumentos de venta con mucha cautela, las compañías que fabrican pastillas invierten mucho en márketing y los músicos a veces tomamos con excesiva credulidad las afirmaciones de las compañías.

Primeros diseños

Se atribuye a John Henry De Armond la comercialización de la primera pastilla electromagnética plenamente funcional (1939), con diferentes variaciones y modelos, esta pastilla fue muy utilizada por los guitarristas de la época.

Anuncio de la pastilla De Armond (1948)

Las pastillas humbucker

Estas primeras pastillas eran "single coil", esto es, de bobina simple. El principal inconveniente de estas pastillas es que pueden captar interferencias electromagnéticas de otros dispositivos cercanos o la propia de la red de distribución, produciendo un zumbido (hum) típico en la banda de 50-60Hz (dependiendo de la frecuencia de la red eléctrica del lugar).

Para solucionar este problema del zumbido e interferencias se idearon las pastillas "humbucker", siendo la primera patente la de Arnold Lesti (1935) y un diseño posterior y mejorado de Seth Lover (1935).

Las pastillas humbucker presentan dos bobinas conectadas en serie arrolladas a dos conjuntos de imanes con la polaridad invertida, de tal forma que las interferencias que se inducen en una bobina se cancelan en la otra por generar corrientes de sentido opuesto. Sin embargo, la señal captada del instrumento no se ve cancelada, si no reforzada por las dos bobinas.

Patente de Arnold Lesti
Patente de Seth Lover

¿Por qué suenan diferente las pastillas humbucker a las single coil?

Las dos bobinas de una pastilla doble y las piezas magnéticas captan la vibración de la cuerda en dos puntos ligeramente diferentes de la cuerda. Esto conlleva que algunos de los armónicos más altos que se producen al vibrar la cuerda se cancelen, produciendo la sensación sonora de un sonido menos brillante.

Diagrama de modos de vibración de una cuerda y superposición con las pastillas.
Fuente: www.buildyourguitar.com

En el diagrama anterior se muestra claramente como las diferentes bobinas de las pastillas captan la vibración en diferentes puntos y algunas armónicos pueden verse cancelados.

Además de este efecto de cancelación de frecuencias, las pastillas humbucker suelen ofrecer mayor señal de salida, ya que se suman las señales captadas por ambas bobinas.

La incorporación de la pastilla electromagnética en el bajo eléctrico

El primer bajo eléctrico de la forma que conocemos hoy en día fue inventado por Paul Tutmarc sobre 1933. Este primer bajo montaba una pastilla simple construida alrededor de un imán de una sola pieza.

The Tutmarc Audiovox 736 Electric Bass guitar, the world's first electric bass guitar. from Erik Lacitis on Vimeo.

Cuando Leo Fender comercializó la primera versión del Precision Bass, la pastilla que montó también era una pastilla simple.

En el siguiente vídeo, gracias a la perfecta toma de sonido, se aprecia este zumbido continuo:

En la revisión que Fender hizo al Precision en 1957 uno de los cambios más significativos fue la introducción de la pastilla partida. Una de las principales características de esta pastilla es que presentaba el efecto "humbucking", si bien Leo Fender no hizo mucha publicidad de esta característica (la patente de Seth Lover seguía vigente).

Patente de la pastilla de Leo Fender para el P-Bass

Aparte del efecto humbucking, esta pastilla presentaba una novedad importante: las piezas polares (magnéticas) pareadas para cada cuerda. Esto se hizo para minimizar el efecto de batido o trémolo:

La vibración de la cuerda en un bajo eléctrico es bastante amplia en comparación con la guitarra. En los extremos de esta vibración, la cuerda "se salía" del campo magnético creado por el imán, con la consiguiente pérdida de volumen. En las cuerdas graves incluso se podía llegar a producir una especie de batido o trémolo en las notas.

La disposición de dos imanes para cada cuerda creaba un campo magnético más amplio que abarcaba toda la amplitud de vibración de la cuerda, con el consiguiente aumento del volumen y de la dinámica.

¿Por qué suenan parecidos los Precision 51 y los 57 teniendo pastillas tan diferentes?

El P51 tiene una pastilla simple con imanes como piezas únicas; el P57 presenta una pastilla partida, con efecto humbucking e imanes pareados para cada cuerda. Son dos diseños de pastilla muy diferentes, sin embargo, el sonido de ambos Precision es bastante similar.

La clave es la ubicación de la pastilla: ambas se colocan en una ubicación similar, y captan la vibración de la cuerda más o menos en la misma zona. Por otra parte, cada una de las bobinas de la pastilla "split" actúa como "single" para la cuerda de la que capta la vibración.

La ubicación de cada una de las mitades en la pastilla partida del P57 se decidió pensando en pontenciar los graves en las cuerdas 3ª y 4ª y potenciando los agudos o un sonido más brillante en las cuerdas 1ª y 2ª. Algunos bajistas destacados encuentran que el sonido en los bajos P está un poco descompensando entre los dos pares de cuerdas. Lee Sklar, uno de los bajistas de estudio más reconocidos y activos modificó su Precision para invertir la colocación de las mitades de la pastilla (así como para añadir otra más en la posición del puente).

Photo (c) 2014 David Bergman / www.DavidBergman.net -- Pat McGee in the studio in Los Angeles on June 14, 2014.

Muchos bajos posteriores que se comercializaron en los años 70 y posteriores presentaban una pastilla tipo "P" con las mitades con esta disposición alternativa, bien buscando más uniformidad en el sonido o intentando evitar problemas de patentes.

Jazz Bass y Stingray

En 1960 Fender presente el Jazz Bass, con la configuración típica de dos pastillas single que desde entonces ha mantenido. La característica más notable es que están bobinadas de forma inversa y las polaridades de las piezas magnéticas también están invertidas (RWRP en inglés), con lo cual, cuando las dos pastillas están funcionando al mismo volumen presentan un cierto efecto "humbucking". Las pastillas del Jazz Bass por separado sí que presentan el típico zumbido de las pastillas simples.

Disposición clásica de un J-Bass

En 1976 Leo Fender (otra vez) presentó el Sting Ray, un bajo novedoso en muchos aspectos (de los primeros activos), mejoras mecánicas... destaca su pastilla doble:

  • Las piezas polares son de un tamaño generoso, produciendo un amplio campo magnético sin necesidad de usar parejas de imanes pareados para cada cuerda.
  • La pastilla es una humbucker "de verdad", con una señal más alta que en otros tipos de pastillas y una ubicación más cercana al puente que en un P-Bass, favoreciendo un tono más brillante pero sin el ruido típico de la pastilla del puente de un Jazz Bass cuando suena aislada.
  • En la versión "clásica", las bobinas están conectadas en paralelo.
Pastilla humbucker de un Stingray

A finales de los 70 y principios de los 80 algunos fabricantes empezaron a ofrecer bajos con pastillas "soapbar" (pastilla de jabón), en los que las piezas magnéticas quedan ocultas. Generalmente tienen una sola pieza magnética en forma de barra que abarca todas las cuerdas y pueden ser sencillas (single coil) o "humbucker".  Como ventaja principal aportan un campo magnético más uniforme y amplio y, al estar encapsuladas, menor efecto microfónico (el que se produce cuando la propia pastilla vibra dentro de la carcasa produciendo acoples).

Variaciones sobre los diseños básicos

Resumiendo, tenemos como diseños básicos y clásicos de pastillas de bajo los siguientes:

  • P51 (pastilla sencilla con piezas polares sencillas)
  • P57 (Precision clásico con pastilla partida y piezas polares dobles)
  • JB (Pastilla sencilla tipo Jazz Bass con piezas polares dobles)
  • MM (Pastilla "Music Man" o Sting Ray, humbucker, con piezas polares sencillas bastante generosas).
  • Soapbar (Pastillas con piezas polares en forma de barra, tanto single coil como humbucker).

Las combinaciones que se han hecho con estos diseños básicos son bastantes, algunas disposiciones tienen hasta un nombre típico:

  • JJ: dos pastillas tipo Jazz Bass
  • PJ: pastilla Precision en mástil, Jazz Bass en puente
  • J-MM: pastilla J en mástil, MM en puente
  • P-MM: pastilla P en mástil, MM en puente

Es en la construcción, materiales, cableado y forma de los imanes donde más variaciones se han ido produciendo sobre los diseños básicos.

T-Bass (Thunderbird Bass) y Gibson EB0

Presenta pastillas dobles (humbucker) más pequeñas que una MM, generalmente cubiertas por una carcasa metálica. En las primeras versiones, el diseño era bastante diferente a los típicos de Fender/Music Man.

Despiece de una pastilla de un Thunderbird antiguo.
Fuente: http://music-electronics-forum.com/t2984/

En esta pastilla encontramos una barra conductora central, y dos bobinas arrolladas alrededor de imanes en forma de barra. Las bobinas están "tumbadas", y los imanes en contacto con la pieza conductora central.

Un diseño similar encontramos en la pastilla del Gibson EB0, con la diferencia que hay unos tornillos regulables que permiten acercar o alejar el campo magnético a las cuerdas de forma individual.

Pastilla EB0.
Fuente: www.gbase.com

Los bajos Gibson:

Otros encapsulados

Otros fabricantes ofrecieron pastillas simples o dobles con diferentes encapsulados y disposiciones de las piezas magnéticas, por ejemplo, Gretsch, Höfner o Rickenbacker.

Pastilla humbucker Gretsch
Pastilla humbucker Höfner
Pastilla simple de un Rickenbacker (descubierta)
Pastilla doble MFD típica de los bajos G&L

Conmutación de bobinas, asociaciones serie - paralelo

Uno de los recursos más habituales a la hora de buscar nuevos sonidos es jugar con la conexión de las bobinas de las pastillas en serie o paralelo.

En bajos de dos pastillas, típicamente J-J, es muy habitual la modificación "S1", que incluso Fender llegó a ofrecer de serie. Consiste en asociar la salida de tierra de una pastilla con la señal "hot" de la otra, formando así un circuito en serie. Se obtiene un sonido mucho más potente que si se asocian las dos pastillas en paralelo (que es la conexión habitual de un Jazz Bass cuando las dos pastillas se ponen a tope de volumen).

En pastillas humbucker se pueden conectar las bobinas en serie, en paralelo e incluso, derivar una a tierra convirtiendo la humbucker en single coil. Los bajos G&L L2000 presentan de serie un interruptor para conmutar las pastillas en serie o paralelo.

Otra combinación que a veces se emplea para minimizar el ruido en pastillas simples es asociarlas a una bobina "fantasma" que no recoge sonido de las cuerdas, pero sí las interferencias, es como una humbucker de la que solo se emplea la mitad para captar las vibraciones.

Bobina fantasma en los Stingray HS

 

Buscando la "single" sin ruidos

Una de los objetivos que durante mucho tiempo se ha perseguido es conseguir una pastilla con el sonido brillante de las single sin su típico ruido. Se han propuesto varias soluciones:

  • Bobinas apiladas: dos bobinas humbucker, una encima de otra
  • Bobinas partidas: dos bobinas humbucker, cada una cubriendo un conjunto de polos magnéticos diferentes

 

Pastillas JB "stacked"
Pastilla P51 "split"

Diseños modernos

En los últimos años han surgido una serie de fabricantes de pastillas más o menos artesanales que sobre todo aportan novedades en la construcción y disposición de las piezas polares: más gruesas, eliminando las piezas pareadas, en forma de lámina, pareadas con forma asimétrica... hay mucho donde elegir si nos apetece cambiar las pastillas de nuestro bajo.

 

 

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*