El problema de la 5ª cuerda – Análisis: cuerdas Black Diamond (0.045 – 0.125)

Black Diamond – Juego 5 Cuerdas Nickel Bajo Eléctrico – 550M (45-125)

Por cortesía de Instrument Boutique, vamos a probar unas cuerdas de una marca no muy conocida, Black Diamond. Concretamente, se trata de un juego para bajo de 5 cuerdas, con calibres de 0.045'' a 0.125'' (set Black Diamond 550M).

El problema de la 5ª cuerda

En los bajos de 5 cuerdas hay un problema puramente físico que hace que la 5ª (o la 6ª si es un bajo de 6 cuerdas afinado en BEADGC) tenga una respuesta, tacto y timbre diferentes. En un instrumento de cuerda, la frecuencia de vibración se puede calcular por esta fórmula:

f={\frac  {v}{2L}}={1 \over 2L}{\sqrt  {T \over \mu }}
Fórmula para calcular la frecuencia. Fuente: Wikipedia

Según la fórmula anterior, se concluye:

  1. A mayor longitud, menor frecuencia (las cuerdas más largas suenan más graves)
  2. A mayor tensión, mayor frecuencia (si tensamos la cuerda, sube la afinación)
  3. A mayor masa (aquí representada por μ -masa por unidad de longitud-), menor frecuencia (las cuerdas más gruesas vibran más lento y suenan más graves).

Las frecuencias de las notas al aire en un bajo de 5 cuerdas son las siguientes:

G297.9 Hz
D273.4 Hz
A155 Hz
E141.2 Hz
B030.9 Hz

A la hora de fabricar una cuerda, el fabricante está limitado, por ejemplo, la longitud del instrumento, si no es un instrumento con "fanned frets", es la misma para la primera que para la quinta. Sólo le quedan dos parámetros con los que jugar: la tensión y la masa de la cuerda.

El problema físico al tratar de producir notas muy graves es que la frecuencia depende de la raíz cuadrada de dos factores, la tensión y la masa, por eso, según vamos bajando a registros más graves, las relaciones van cambiando y no son iguales que a frecuencias más agudas.

Por las limitaciones técnicas del instrumento (no podemos aplicar una tensión muy alta o el mástil se deforma, la tensión debe ser similar entre todas las cuerdas para que el mástil no se retuerza) y musicales (el músico no necesita una tensión lo más homogénea posible entre todas las cuerdas), el parámetro tensión está limitado y no puede variar mucho.

Por último, la masa de la cuerda puede aumentarse de varias formas:

  • Haciendo más grueso el entorchado de las cuerdas
  • Poniendo más capas de entorchado
  • Haciendo el núcleo de la cuerda más grueso
  • Utilizando un núcleo de sección redonda en vez de hexagonal (permite un arrollamiento más compacto)
  • Utilizando una aleación de acero más densa

No todos los fabricantes consiguen una tensión uniforme en sus cuerdas, veamos algunos ejemplos.

Tensiones en un juego D'Addario EXL165-5
Tensiones en cuerdas Thomastik

Como se muestra en las imágenes, no todas las cuerdas tienen la misma tensión. Hay fabricantes en los que es notable la disparidad y falta de homogeneidad (por ejemplo, D'Addario), otros tienen tensiones más uniformes (aunque más bajas para todas las cuerdas, son más "blandas" -véase Thomastik-).

¿Cuál es el problema de una cuerda excesivamente gruesa?

Ya hemos visto que algunos fabricantes consiguen aumentar la tensión de la cuerda a base de engrosar el entorchado. Una cuerda excesivamente gruesa presenta varios problemas:

  • Aunque se consiga una tensión similar a las demás cuerdas, en una cuerda muy gruesa, según se va pulsando en los trastes más agudos, tiene un comportamiento y sonido demasiado diferente a las demás cuerdas: la frecuencia fundamental está menos presente y el decaimiento de la nota pulsada es abrupto.
  • En el registro más agudo, la entonación u octavado es más difícil de ajustar.
  • Las cuerdas excesivamente gruesas resultan en una separación entre cuerdas desigual. La cejilla tiene unos surcos equidistantes, pero las cuerdas gruesas toman tanto espacio que en la práctica la 5ª y la 4ª están muy juntas comparando con la 2ª y la 1ª. En el puente el efecto en menos notable.
    Esto puede corregirse con una cejilla en la que la separación esté compensada, pero con cuerdas menos gruesas no es necesario.
25-0255370014BDTIW5WD02_40.jpg (760×390)
Ejemplo de espaciado desigual en la cejilla entre las cuerdas más graves y las más agudas.

Analizando las cuerdas Black Diamond 550M

Este juego de cuerdas tiene los siguientes calibres: 045, .065, .085, .105, .125 Se comercializan dos variantes, con acabado en acero niquelado y con acero inoxidable, las que estamos probando son estas últimas.

Lo primero que destaca es que el calibre aumenta uniformemente entre unas cuerdas y otras. Por experiencia en otras marcas, podríamos esperar que la 5ª tenga menos tensión que las demás, pero no es el caso de esta marca.

Hemos encordado un Yamaha BB425 con estas cuerdas y lo primero que apreciamos es que la tensión de la quinta es similar a la de la cuarta. No hemos conseguido una tabla de tensiones, pero parece una tensión normal. El timbre de la 5ª es bastante similar al de la 4ª cuerda.

Las cuerdas Black Diamond sorprenden por lo igualado de su timbre y su tensión, no encontramos estas características en todas las marcas. Es complicado describir una sensación táctil, recomendamos probarlas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.