Buscando la estabilidad del mástil

El bajo es un instrumento en el cual el mástil está sometido a una tensión considerable, por tanto, debe ser más resistente que el mástil de instrumentos más pequeños como la guitarra.

Dado que el bajo eléctrico comparte el diseño básico de una guitarra eléctrica, muchos elementos son similares y simplemente están dimensionados al registro más grave del instrumento.

La primera solución que se introdujo en las guitarras acústicas de cuerdas de acero, en las que el mástil soportaba más tensión que en las guitarras de cuerdas de tripa o nylon, fue incorporar un alma: una barra de metal en el interior del mástil que aportaba rigidez.

Alma no regulable en una guitarra acústica antigua

La siguiente mejora que introdujeron las guitarras acústicas y eléctricas, y por tanto, el bajo eléctrico fue la incorporación de un alma regulable: un mecanismo de tornillería permitía un cierto ajuste, expandiendo la longitud del alma (y por tanto, «aplanando» el mástil) o reduciendo la longitud («combando» el mástil).

Ajustando un alma regulable

El alma ajustable fue una solución excelente para ajustar el relieve de un bajo y compensar diferentes tensiones, pero aún así el mástil está sujeto a variaciones: cambios en la humedad ambiental, cambios de cuerdas… acaban requiriendo un ajuste continuo. Por otra parte, la madera con el tiempo va cambiando el ajuste varía.

Es muy conocida la anécdota del bajo de James Jamerson, un Precision que tenía el mástil totalmente vencido y con una altura de cuerdas realmente alta.

James Jamerson’s P-Bass in the Musicians Hall of Fame & Museum (fuente: talkbass.com)

Los primeros instrumentos de Fender buscaban ante todo abaratar costes y esto se reflejaba en las maderas que utilizaba en su fábrica

Diferentes cortes de un tronco

Cuando se corta un tronco, se puede cortar de diferentes formas. Una de ellas, «quarter sawn», proporciona piezas en las que la veta de la madera es perpendicular al listón, con lo cual aporta mayor rigidez y resistencia a la flexión.

Si se utiliza un listón con corte «quarter sawn» para construir un mástil, este será algo más estable y rígido. Es un corte que desaprovecha más material, por tanto, más caro.

Por supuesto, Leo Fender en sus primeros instrumentos usaba lo más económico, por lo que los instrumentos «vintage» de los años 60 suelen tener mástiles construidos con madera cortada «flat sawn». Se encuentran mástiles con cortes «quarter sawn» en instrumentos más recientes y generalmente, más caros.

No obstante, la madera sigue siendo un material higroscópico, la humedad y cambios ambientales la afectan, por lo que se trató de incorporar materiales más estables, no orgánicos en la construcción de instrumentos.

Aluminio y fibra de carbono

En los años 80 Kramer presenta instrumentos construidos con un mástil de aluminio.

Mástil Kramer

Vigier introduce en sus instrumentos un alma de fibra de carbono, haciendo el mástil muy rígido y prácticamente indeformable.

Corte longitudinal de un mástil Vigier: el alma central es un bloque de fibra de carbono, el resto del mástil es madera

Modulus Graphite va más allá y desarrolla instrumentos con el mástil totalmente construidos en fibra de carbono.

Muchos fabricantes adoptan soluciones híbridas, como añadir tiras de refuerzo de fibra de carbono.

Mástil con refuerzos. Nótese que el corte de la madera es un económico «flat sawn». Fuente: Kiesel

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad