Efectos en el bajo (VIII) – La reverb

Sala de eco en la Universidad de Tecnología de Dresden

En la entrada anterior de la serie de efectos en el bajo repasábamos el efecto de "delay". El efecto que vemos en esta entrada está bastante relacionado. Al igual que el delay, la reverb trata de reproducir un fenómeno acústico natural, la reverberación.

A grandes rasgos, la diferencia entre la reverberación y el eco es que en este último, la reflexión del sonido se percibe aislada del sonido original, mientras que en la reverberación el sonido reflejado por las paredes o superficies de una sala se mezcla con el sonido original.

Parámetros de la reverberación

La reverberación natural que se da en un recinto se puede caracterizar, cada sala tiene su propio sonido.

Tiempo de decaimiento: es el tiempo que se mantiene la reverberación una vez que ha comenzado. Depende principalmente del tamaño del recinto. Por ejemplo, en una catedral la reverberación puede llegar a durar varios segundos. Por contra, en una sala pequeña, como una habitación sin muebles, la reverberación decae rápidamente.

Nivel de reverberación: nos indica cuán intenso es el sonido reverberado. En algunos casos, puede llegar a enmascarar al sonido original.

Color de la reverberación: se refiere a cómo se reflejan las diferentes frecuencias. Se suele hablar de un recinto brillante cuando las frecuencias agudas son más presentes en el sonido reflejado. Por el contrario, se dice que una reverb es oscura cuando se atenúan las frecuencias más agudas en la reverberación.

Producción del efecto de reverb

Tradicionalmente, para obtener el sonido se grababa en salas con buena acústica, captando además del sonido directo de los instrumentos el sonido ambiental que aportaba la sala. Esto se sigue haciendo en grabaciones de música clásica, en los que la calidad del auditorio es un componente más de la música.

Durante mucho tiempo se buscó la forma de aplicar reverb a una señal de audio o instrumento sin tener que depender de grabar en una sala, poder controlar la cantidad del efecto y sobre todo, se buscaba una solución portable.

Reverbs basadas en un dispositivo físico

En estas reverb se hace pasar la señal por un dispositivo o aparato que de alguna forma genera una señal con un cierto retardo y esta se mezcla con la original.

Reverb de placa (plate reverb)

Consiste en una placa metálica sobre la que se acopla un transductor alimentado con la señal sobre la que se quiere aplicar el efecto. En la placa se produce una resonancia que se mezcla con la señal original. La unidad EMT 140 fue muy popular en los estudios de grabación en la década de 1960. Pesaba más de 200 Kg. y su uso se limitaba a grabaciones.
El tiempo de decaimiento y el color de la reverb se controlando colocando atenuadores o sordinas sobre la placa metálica.

Anuncio de la época de la unidad EMT 140, comercializada a finales de los años 50.

En el siguiente vídeo se explica el funcionamiento de una EMT 140:

Reverb de muelles (spring reverb)

En este caso, se acopla un transductor a unos muelles en los que se produce igualmente una reflexión del sonido. Este sonido reflejado es capturado y mezclado con la señal original.
Este diseño no requiere tanto espacio físico y permitió disponer de unidades de reverb realmente portables. Es una solución relativamente sencilla de implementar y es bastante habitual encontrar una reverb de muelles incorporada en amplificadores de guitarra.

Detalle del "tanque" de una reverb de muelles
Fender Spring Reverb, unidad de reverb a muelles

Reverb generada electrónicamente

Con los avances en electrónica se consiguió reproducir este efecto, actualmente la tecnología digital permite conseguir los efectos de reverb más tradicionales (salas de varios tamaños, plate reverb, spring reverb) y otros nuevos que no son posibles de obtener de forma analógica.

Pedal de reverb digital

Por ejemplo, en el pedal que se muestra, hay un selector que nos permite elegir qué tipo de reverb queremos utilizar:

  • Room: emula la reverberación de una habitación.
  • Hall: reverberación de un salón grande o auditorio.
  • Spring: reproduce el sonido de una reverb de muelles.
  • Plate: idem para una reverb de placa.
  • Church: simula la reverberación larga y densa de una catedral.
  • Shimmer: se agrega desplazamiento de tono a la señal reverberada.
  • Modulated reverb: se agrega modulación (chorus) a la señal reverberada.
  • Lo-Fi: reverberación con una baja calidad sonora (Low Fidelity) de forma intencionada.

La reverberación en el bajo

Por la función musical del bajo y su registro, la reverb no se suele aplicar al bajo, puesto que se puede perder definición en su sonido. Sin embargo, puede aportar un cierto interés al sonido del bajo cuando este toma un papel protagonista, como en solos o fraseos más destacados.

Es habitual configurar la reverb en el bajo de forma que sólo se aplique a las notas más agudas, dejando las más graves sin efecto, para conservar la definición del sonido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.