Técnica en el bajo eléctrico: tocar línea de bajo y acordes simultáneamente (I)

En algunos estilos y contextos musicales el bajista puede hacer acordes cuando no hay más instrumentos armónicos (por ejemplo, un trío con un viento, batería y bajo) o el instrumento armónico (guitarra o piano) está haciendo algún solo sin acordes.

Intervalos apropiados a cada registro

El bajo, por su registro y tamaño, es un instrumento complicado para formar acordes. La primera dificultad se refiere al registro grave. Hay algunos intervalos que a partir de un determinado registro grave ya no suenan claros.

Fuente: https://www.robin-hoffmann.com/dfsb/low-interval-limits/

Tenemos que tener en cuenta que el bajo se escribe octavado, esto es, suena una octava por debajo de lo escrito. Si intentamos transponer algún acorde típico de guitarra al bajo, no va a sonar bien.
Los acordes en el bajo deben tener las voces bien separadas, sobre todo las voces más graves.

La segunda dificultad es el tamaño del instrumento: las distancias en el diapasón y entre las cuerdas son grandes y no todas las digitaciones son practicables.

Acordes que suenan bien en el bajo

Si nos centramos en el bajo eléctrico de cuatro cuerdas, hay algunas disposiciones de acordes que se usan a menudo, las más típicas son:

  • Fundamental en la cuarta cuerda, séptima o sexta del acorde en la segunda cuerda y tercera en la primera cuerda.
  • Fundamental en la tercer cuerda, tercera del acorde en la segunda cuerda y séptima o sexta en la primera cuerda.

Si observamos estas disposiciones, por ejemplo, para C7 y F7, respectivamente, vemos que quedan unos intervalos fuera de las recomendaciones, de hecho, si lo tocamos en nuestro instrumento, escucharemos como estos acordes suenan un tanto «borrosos».

 

Estas mismas disposiciones, en un registro más agudo, tienen un sonido más aceptable, probemos más allá del traste 12:

Para conseguir un sonido más limpio, debemos ecualizar con pocos graves, y favorecer la pastilla del puente, que tiene un sonido más definido.

 

Si disponemos de un bajo de 5 cuerdas, cabe la posibilidad de «abrir» más el acorde, por ejemplo:

 

Estas dos disposiciones son las más habituales y se pueden adaptar para hacer los acordes de séptima (o sexta) más típicos.

 

 

Una última posibilidad con estos acordes es pulsar las dos notas más agudas haciendo tapping y la nota grave, bajarla una octava y pulsarla con la izquierda. El bajista Roscoe Beck es conocido por aplicar esta técnica. Puede parecer complicado, pero con su mano derecha está haciendo los mismos «voicings» que estamos mostrando aquí.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.